Aparatos de medición oscilométrica

En la medición oscilométrica se usa un sensor de presión electrónico con lectura numérica de la presión arterial. En la mayoría de los casos el manguito está inflado y se libera mediante una bomba y válvula operadas eléctricamente, que pueden adaptarse a la muñeca (elevada a la altura del corazón), aunque se prefiere el brazo. Inicialmente se infla el manguito hasta una presión superior a la presión arterial sistólica, y después se baja la presión por debajo de la presión diastólica. Una vez reanudado el flujo sanguíneo, pero limitado, la presión del manguito variará periódicamente sincronizada con la expansión y contracción cíclicas de la arteria braquial. Los valores de la presión sistólica y diastólica se calculan a partir de los datos brutos, usando un algoritmo.

 

Tensiómetros totalmente automáticos

Aparatos de medición oscilométrica

La medición de la presión arterial con aparatos denominados oscilométricos funciona igual que el método auscultatorio. En vez de registrar las lecturas acústicamente, el método oscilométrico registra y evalúa las oscilaciones de las arterias. Estas oscilaciones presentan una curva muy típica. Las oscilaciones se producen cuando primero se interrumpe el flujo sanguíneo y después se vuelve a reanudar. Se hacen más fuertes, después disminuyen hasta desaparecer cuando la sangre comienza a fluir normalmente. Tanto el valor sistólico como el diastólico se calculan con la ayuda de un algoritmo. Los valores calculados se visualizan después en la pantalla.

 

 

Tensiómetros semiautomáticos

Aparatos de medición oscilométrica

Cuando se usan tensiómetros semiautomáticos para medir la presión arterial el manguito se infla a mano con una perilla. El aparato se desinfla automáticamente. Después se evalúa y calcula la presión arterial del mismo modo que con los aparatos totalmente automáticos.