Hipertensión y entrenamiento autogénico

Para los pacientes hipertensos es importante aprender a enfrentarse al estrés. El entrenamiento autogénico ayuda al individuo a hacer frente con confianza a la rutina diaria y al estrés de la vida cotidiana y aumenta el bienestar, de forma suave y continua.

Con el entrenamiento autogénico, la relajación se logra repitiendo en silencio palabras con visualizaciones (autosugestión), como: “Mi brazo se calienta.” o “Mi corazón late tranquilamente, con fuerza y de forma uniforme.” La repetición de las fórmulas tiene un efecto equilibrante sobre el sistema nervioso autónomo. Se liberan menos hormonas del estrés.
El método es igualmente idóneo para niños, adolescentes y adultos.

Los ejercicios básicos incluyen:

• Ejercicio de pesadez: La concentración se fija en una parte en particular del cuerpo, normalmente un brazo o una pierna. Una fórmula típica podría ser: "Mi brazo pesa mucho". Más tarde se puede extender la pesadez a otras partes del cuerpo hasta alcanzar la totalidad del mismo.
• Ejercicio de calentamiento: al igual que en el ejercicio de gravedad, se sugiere que al principio una parte del cuerpo en particular se sienta realmente caliente. Más tarde, el calor calmante se extiende por todo el cuerpo.
• Ejercicio de respiración: Una fórmula podría ser: "Mi respiración es muy tranquila."
• Ejercicio de estómago: La concentración se fija en la parte superior del abdomen. Con esto, el calor se canaliza a esta región corporal.
• Ejercicio cardiaco: los latidos del corazón se hacen más regulares y tranquilos, a través de la concentración sobre el ciclo del propio latido cardiaco de la persona.
• Ejercicio de la frente: Una fórmula podría ser: "Mi cabeza es ligera."

Ejercicio de pesadez: La concentración se fija en una parte en particular del cuerpo, normalmente un brazo o una pierna. Una fórmula típica podría ser: “Mi brazo pesa mucho.” Más tarde se puede extender la pesadez a otras partes del cuerpo hasta alcanzar la totalidad del mismo.

Cada ejercicio se realiza con sus diversos componentes (p. ej. "pesadez" y "calor" y "percepción de la propia respiración") que dura en total de 3-5 minutos. Se efectúan en posición sentada (o si lo requiere el caso, recostado) con los ojos cerrados.

El entrenamiento autogénico debe realizarse en un cuarto oscuro que sea lo más tranquilo posible.
Se recomienda aprender la técnica correcta del entrenamiento autogénico en cursos impartidos por profesionales.

Hipertensión y estrés