Hipertensión y gestión de los estimulantes

No se preocupe. No tiene que dejar todos los estimulantes si padece hipertensión. Realmente no hay nada que objetar a un consumo moderado de café (hasta 3 tazas al día) y ocasionalmente un vaso de vino. Sin embargo, tiene que dejar de fumar totalmente.

 

Alcohol

El alcohol ha sido siempre uno de los estimulantes favoritos y aceptados socialmente.
No hay nada que objetar a un consumo moderado de alcohol. Demasiado alcohol, sin embargo, perjudica a la salud. Daña el sistema nervioso incluido el hígado, el metabolismo completo y puede producir hipertensión grave. Además, el alcohol tiene muchas calorías (7 kcal/g) y, por tanto, favorece la obesidad.
Si toma medicación antihipertensora, el alcohol puede causar rápidamente fatiga, algo que puede afectar gravemente a su seguridad en la carretera.

 

Nicotina

Todo el mundo conoce los peligros para la salud que supone el fumar. Los hipertensos que fuman están particularmente en riesgo. Tienen doble riesgo de padecer un infarto de miocardio que los hipertensos no fumadores.
Cada cigarrillo constriñe los vasos sanguíneos, aumenta la presión arterial y contribuye a la calcificación vascular. Fumar menos no basta. La única manera es dejar de fumar totalmente.


¿Cuáles son los beneficios de dejar de fumar?

 

Café y té

Contrario a la creencia popular, el consumo moderado de café (máximo 3 tazas al día) no produce hipertensión. Después de beber una taza de café aumenta desde luego ligeramente la presión arterial. No obstante, es poco duradero y es seguro. Las personas con una presión arterial muy elevada deben beber café moderadamente. No hay nada que objetar al consumo de té negro.

Hipertensión y alimentación