Hipotensión y deporte

Realizar deportes de resistencia regularmente fortalecerá el corazón y activará la circulación. Las personas que tienen la presión arterial baja deben intentar activar especialmente su sistema vascular. Se adaptarán más rápidamente y mejor a las demandas (como ponerse de pie, cambios de tiempo y temperatura, por ejemplo) y tendrán mareos con menos frecuencia.

Todos los tipos de deportes con esfuerzo medio son adecuados para la activación vascular, en la que todos los grupos musculares pueden fortalecerse al mismo tiempo. Como por ejemplo caminar, nadar, gimnasia o marcha nórdica. Son menos beneficiosos los deportes de esfuerzo constante alto (jogging rápido sin pausas) y cargas máximas (levantamiento de pesas). La reeducación muscular no es necesariamente el principal objetivo en este caso, aunque la activación física causa un efecto positivo.

Si desea mejorar su circulación con el deporte, consulte este propósito con su médico. Su médico le dirá el tipo de deporte que es adecuado para su forma de hipotensión. Las personas que padecen una enfermedad cardiovascular o después de un largo periodo sin practicar deporte deben pasar por una prueba de tolerancia al esfuerzo antes de comenzar a entrenarse.

¿Qué tipo de deporte es beneficioso para qué?

Jogging:
El jogging estabilizará la presión arterial principalmente por el rendimiento cardiaco. Al final del ejercicio, la presión arterial puede bajar rápidamente. Los ejercicios de gimnasia durante el jogging son beneficiosos. El jogging puede alternarse también con periodos de marcha rápida para dosificar el esfuerzo. Si lo desea, puede comprobar el esfuerzo con un monitor que controle el pulso.

Natación:
Con ella se ejercitan todos los grupos musculares. Gracias a la presión del agua del exterior, el llenado y la elasticidad de los vasos mejoran al mismo tiempo. Por este motivo, la natación a intervalos periódicos se considera muy adecuada para la activación vascular.

Gimnasia:
Los vasos periféricos se activan muy bien alternando permanentemente el ejercicio y las pausas. Además, el cuerpo se adapta al cambio rápido de la posición corporal. Las personas no entrenadas sufrirán mareos con bastante rapidez, a diferencia de las personas entrenadas que hacen gimnasia regularmente.

Bicicleta:
El ciclismo activa la denominada bomba muscular. Los músculos de las extremidades inferiores presionan la sangre desde las venas hacia arriba en contra de la gravedad. Por tanto, la sangre está disponible de nuevo para la circulación, en vez de agolparse en las piernas. Además, ir en bicicleta es un deporte de resistencia que no carga las articulaciones y en el que se puede dosificar bien el esfuerzo. Dependiendo del estado de forma, usted puede relajarse haciendo recorridos sencillos en bicicleta o ponerse a prueba a sí mismo subiendo montañas. Por este motivo, montar en bicicleta es un deporte muy recomendado para activar la circulación.

¿Qué es la hipotensión?