Trucos para vivir diariamente con hipotensión

Estimular la circulación

Si la presión arterial baja causa molestias, debe intentar en primer lugar activar su circulación llevando una vida sana. Las siguientes medidas no farmacológicas aumentan la presión arterial, mejoran los síntomas y previenen los mareos.

Con unos cuantos trucos simples y cambiando los hábitos de vida en muchos casos puede elevarse un poco la presión arterial baja. Si no es suficiente, pueden tomarse medicamentos para estimular la circulación. Muy rara vez una presión arterial baja esconde una enfermedad grave.

 

Recomendaciones dietéticas

Tome más sal
Aumentando la ingestión de la sal de mesa, su organismo retiene más líquido, lo que hace que aumente la presión arterial. La sal es especialmente útil por la mañana (por ejemplo, pan con mantequilla con sal, galletitas saladas o desayuno inglés). Debe mantener una dieta baja en sal en caso de embarazo o si su músculo cardiaco muestra debilidad (insuficiencia cardiaca) o si tiene una insuficiencia funcional grave de los riñones.

Beba más
Cuanto más líquido circule por sus venas, más alta es la presión arterial. Por ello beba al menos de 2 a 3 litros de líquido (no azucarado) al día, como agua, zumos de frutos diluidos o té de frutas o hierbas, por ejemplo. Evite consumir demasiado té negro o café. Recuerde que debe beber más de 3 litros al día cuando el clima es cálido.

Evite el alcohol
El alcohol activa las alteraciones circulatorias de diversos modos. De forma lenta pero segura destruye los nervios pequeños que contraen los vasos sanguíneos al ponerse en pie. Además, el alcohol afecta la regulación del equilibrio en el tronco encefálico y el cerebelo y reduce el rendimiento del corazón (cardiomiopatía alcohólica). El alcohol aumenta la eliminación de líquido. Por este motivo, absténgase de consumir alcohol si padece síntomas graves causados por hipotensión.

Haga muchas comidas pequeñas
Las comidas grandes concentran la sangre en el tracto digestivo. Los síntomas de la hipotensión son evidentes, en particular, en la primera hora después de la comida. Más bien tome pequeñas raciones de alimento distribuidas varias veces a lo largo del día. Un café solo o algo de dulce ayuda a algunas personas a no caer en el "abismo" después de una comida.

Cafeína
Una taza de café en el momento justo hará que se active la circulación, pero no durante largo tiempo, desgraciadamente. Durante un periodo corto de tiempo sólo la cafeína actúa sobre los receptores que participan en el control de la presión arterial. Pero después ha vuelto a pasar el efecto.
Beber café permanentemente tampoco es una solución. Cuando hay un exceso de cafeína, los receptores se reajustan a la baja y el expreso casi carece de efecto. En vez de ello, la presión arterial cae incluso más tocando fondo cuando falta el café.
Una taza de té le mantiene despierto más tiempo ya que la cafeína (teína) del té se une a los taninos. Por tanto, desarrolla su efecto más lentamente. La concentración de cafeína varía menos que en el café; la presión arterial reacciona con mayor lentitud. Si bebe una taza de té regularmente, su cuerpo se acostumbrará también a la cafeína.

Otros estimulantes
Los mismo cabe decir de otros estimulantes: guaraná, bebidas energéticas o vino espumoso. Actúan favorablemente sobre la presión arterial durante un periodo corto, pero no pueden producir una mejoría duradera. Además, la elevada proporción de hidratos de carbono en las bebidas energéticas hace que las personas sensibles acumulen gran cantidad de sangre en la cavidad abdominal y la presión arterial disminuya más.

 

Hábitos de vida

Chorros de agua fría
Las terapias Kneipp, como pisar agua y chorros de agua fría, aumentan la presión arterial estimulando el sistema nervioso simpático. Las duchas de agua fría (breves) ayudan a superar el cansancio matutino. Además, masajearse con un cepillo bajo la ducha mejora la circulación. Por el contrario, los baños calientes es lo peor que puede hacer para su circulación: disminuyen la presión arterial e incrementan los mareos y las caídas al levantarse. Por este motivo, dése siempre una ducha fría después de bañarse. Aplíquese masajes secos con un cepillo para activar la circulación.

Más almohadas
Duerma con la parte superior del cuerpo levantada (utilice de 2 a 5 almohadas para elevarse de 20º-45º). Esta acción prevendrá la hipertensión nocturna durante la cual se eliminan grandes volúmenes de agua. Tendrá menos mareos por la mañana.

Medias apretadas
Las medias de compresión (o medias elásticas) previenen los mareos evitando que la sangre se agolpe en los pies. Además, aumenta el aporte de sangre al corazón. Precaución: Las medias elásticas deben estar muy apretadas para que sean efectivas, pero no causar constricción, lo que significa que deben ser a medida y cambiarse a intervalos regulares, pues con el uso se acaban dando de sí.

Esté atento
Los síncopes van precedidos con frecuencia de algunos signos como mareos, taquicardia o sudoración. Observe estos signos en su cuerpo y siéntese, arrodíllese o póngase en cuclillas antes de que la presión caiga completamente y todo se vuelva negro.

 

Movimiento corporal

Practique algo de ejercicio
Realizando deportes de resistencia (activación de la circulación) a intervalos regulares, la presión arterial no aumenta extremadamente, aunque el cuerpo aprende a manejar las fluctuaciones de la presión arterial: los síntomas mejoran inequívocamente.

Mantenga siempre los pies en movimiento
Estimulando la bomba muscular en las pantorrillas, se bombea la sangre desde las piernas al corazón. Por este motivo no permanezca de pie en el mismo lugar durante largo tiempo; muévase sobre las puntas de los pies o camine. Se logra un efecto positivo similar si hace algo de gimnasia de pies al sentarse o girando activamente un poco los pies. Si cruza las piernas, tiene riesgo de un estancamiento de sangre en las piernas.

Lleve consigo una silla plegable
Si caminar de puntillas sobre los pies no es suficiente y las visitas guiadas a un museo es una de sus aficiones, lleve consigo una pequeña silla ligera y de fácil manejo o una silla plegable. Le permitirán cambiar entre estar sentado y estar de pie, lo que estimula la circulación.

Póngase de pie lentamente
En primer lugar, por la mañana siéntese en la cama durante un minuto antes de levantarse definitivamente. Si acostumbra poco a poco a su circulación a esta nueva demanda, los síncopes serán menos frecuentes.

¿Qué es la hipotensión?